11/10/19

[Marca] El mal de Sereg

La arremetida inicial de los gorgath durante el Emorthaë (la Gran Matanza) fue detenida por los kahudrain o moradores de las montañas que, en aquella época, se les conocía como seregdo (hijos o, más bien, herederos de Sereg). La envergadura y fortaleza de las gárgolas fue compensada por las prietas filas de esta raza de mediano tamaño y fuertes cuerpos. Una tras otra las acometidas chocaban contra un muro y se disolvían como el mar contra los acantilados.


Castle Bloody Souterrain de C Michael Hogan para geograph.org.uk - CC BY-SA 2.0

Nadie duda de la gesta de los seregdo aquel aciago día, pero si pudieron mantener sus formaciones de batalla fue gracias a que sus vecinos mantuvieron las distancias y no hicieron ningún intento de atacarles. Los hombres del bosque (más tarde conocidos como los hombres oscuros por su traición), los hombres del sur, los hombres negros (diezmados por las criaturas de Gurth a través de los cuales les atacaron) y los dudaedos (o herederos de Dudae). Los kahudrain guardaron amistad con todos esos pueblos muchos años y fueron el destino de una de las mayores creaciones de los seregdo de los tiempos antiguos.

En esta primera batalla contra los gorgath se reveló el Mal de Sereg, el motivo por el que sus criaturas habían sido descartadas por Dôr y es que odiaban a los gorgath mucho antes de que estos les atacaran. Sus cuerpos vibraban por la ira y perdían la cabeza cada vez que una de esas criaturas se acercaba. La sangre de ambas razas hervía cuando entraba en contacto y cuando las gárgolas por fin se retiraron y cesaron en su ataque, la tierra estaba empapada de la sangre de ambos y parecía como si el suelo mismo se estuviera disolviendo a sus pies.

Esta no fue la única vez que kahudrain y gorgath se enfrentarían lo largo de la historia, el último de los encuentros ocurriría en las montañas de la Frontera como se narra en La Guerra del Retorno, pero esa historia se cuenta en otra parte…

2/10/19

[Marca] El Emorthaë


Cuentan que cuando todos los elweas hubieron concluido su trabajo y Marca se hubo formado, agruparon a sus hijos en una gran llanura cuyo nombre se ha perdido y allí Dôr, el que era primero entre todos, las juzgó, una a una, caminando entre ellas, preguntándoles y observando sus temerosos ojos ante su sola presencia. El sol se alzó y se ocultó en varias ocasiones pues tan grande era el número de los allí reunidos. Y Él no encontró digna a ninguna y si aquello fue por falta de los juzgados o por envidia del Primero, nada se sabe. Volviendo con sus iguales, Dôr decretó que ninguna era merecedora del regalo de los elweas y que solo aquella que sobreviviera heredaría Marca. Esa fue su decisión que, más tarde, se conocería como el Decreto de Dôr, y los otros elweas se horrorizaron, excepto Gurth, que era el segundo entre los iguales, y siempre supo que esa sería la decisión. Fueron sus criaturas, los gorgath, las primeras en atacar, pero los enfrentamientos se extendieron por toda la llanura con la velocidad de un rumor malicioso.

A esa gran batalla se la conoce con el nombre del Emorthaë que a veces se la traduce como “Gran Matanza”, pero la lengua de los efaina es pobre para reflejar el verdadero significado de esa palabra.

Los efaina, los hombres, al igual que muchas otras razas, adoptaron el Emorthaë como el primer día de su calendario; sin embargo, reiniciaron la cuenta en dos ocasiones: la primera cuando Dôr fue vencido, la segunda cuando lo fue Gurth.

El final de ese segundo reinicio se narra en La Guerra del Retorno, pero esa historia se cuenta en otra parte...

7/3/19

Mis autoras


En el pasado Golem Fest, un festival de literatura que se celebró en Valencia, le dieron un premio honorífico a Pilar Pedraza. La cosa quedó un poco rara porque se lo dio su propia agente literaria que, además, era la organizadora del festival. La autora se merecía el premio y más, pero quedó un poco deslucido por tanta endogamia. En la presentación que Emilio Bueso hizo de ella dijo, más o menos, que era una de esas autoras que ya era una autora consagrada antes de que estuviera de moda (yo hubiera dicho antes de que fuera comercial) publicar autoras. También habló de lo injusto que estábamos siendo con esas autoras. Hoy quiero resolver mi propia injusticia.
Ursula K. LeGuin - De Gorthian - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=31670340
Mi primera autora de referencia es Ursula K. LeGuin que siempre me ha parecido una escritora formidable. Debo confesar que me gusta más la autora del principio, la de los Desposeídos o Terramar, que la del final. Sus últimos libros me parecieron una repetición de El Nombre del Mundo es Bosque con esa insistencia en la ecología y en lo malo que somos con ella. Aun así, es una autora que siempre recomiendo.

6/11/18

El Hidrógeno en Exo


El hidrógeno es un elemento fundamental en el universo de Exo. Se utiliza como combustible en muchos motores y, en especial en los motores de las naves espaciales. Casi todas utilizan cadenas de motores de fusión en las que el hidrógeno es el elemento primario que se va fusionando  y ganando peso. Algunas naciones, como la RFP, utilizan además motores de fisión creando una especie de ciclo redundante que hace que el rendimiento de sus motores sea elevado. En general, el rendimiento de los motores no es un problema en Exo, fue uno de los primeros problemas tecnológicos que se resolvieron.


El otro día estuve pensando (perdiendo el tiempo que diría mi yo editor) sobre la forma en la que la sociedad de Exo gestionaba la obtención de este elemento. Mi primer pensamiento fue para el agua. De ella se podía extraer hidrógeno y oxígeno y ambos elementos son necesarios en una nave espacial. Sin embargo, el agua, por sí misma, es también un elemento valioso y en una galaxia llena de espacio vacío y planetas rocosos fuera de las zonas de habitabilidad, no puede explotarse el agua de forma indiscriminada para dar de comer a las naves espaciales. Eso sí, me imaginé sistemas de emergencia mediante hidrólisis para tener combustible de reserva en las naves espaciales. ¡Que nos hemos quedado sin fuel! Habrá que sacrificar la reserva de agua…

25/10/18

El Destructor, una aproximación

En la novela del Destructor de Mundos, Marlo, ese es su nombre, ni siquiera es un personaje principal a pesar del título del libro. En realidad es un gancho, una excusa que hace avanzar a los otros personajes y a la trama de la novela. No es un macguffin (que diría Hitchcook) porque sí es importante; sin el Destructor, no hay novela. Aparece en algunas escenas, pero siempre relacionándose con los otros personajes, los principales: el investigador, la policía y la comandante de los marines, pero sus apariciones suelen estar cargadas de acción y no hay pausa para mostrar cómo es. De hecho, parece un arrogante, un engreído que se aprovecha de los demás y que lo tiene todo planeado desde la primera página, cuando, en realidad, es una persona con suerte que pone cara de Hannibal Smith y dice: «me gusta que los planes salgan bien».


19/10/18

Exo Gruyere


Cuando te acercas por primera vez a la galaxia de Exo, es fácil llevarte la impresión de que toda la galaxia está poblada y que allá donde mires hay estrellas, planetas y especies inteligentes esperándote. Es una imagen que es culpa mía porque casi nunca me detengo a hablar de los agujeros y también, en menor medida, por nuestra propia experiencia descubridora y colonizadora que hace que no dejemos ningún rincón sin mirar.


La galaxia de Exo no tiene el impulso demográfico de emigrar. Aunque hay planetas muy poblados, no lo suficiente para que sea necesario abandonarlo por supervivencia y mucho menos para seguir expandiéndose hasta el final de la galaxia. Los descubrimientos y migraciones tienen otros motivos: políticos, económicos, sociales, culturales, pudo haber una necesidad de hacerlos, pero no una obligación.

6/7/18

¡Que me llevan al Celsius!


Este año también me han invitado al Celsius 232 y confieso que voy con algo más de ilusión que el año pasado, que tuvieron que ponerme piedras en los bolsillos para que no saliera volando. Ahora sé a lo que voy y mis miedos de novato han desaparecido. Me hace ilusión reencontrar a gente que conocí y tras ver el programa, conocer a gente nueva y reencontrarme con gente que hacía tiempo que no veía. Yo pensaba que el año pasado ya lo había contado todo, que había hablado del libro, que había hablado de la editorial, incluso de mí y que no había muchas más cosas que decir, pero me equivoqué. Lo que me alegra porque si no, no me hubieran vuelto a invitar.

No imaginé que las iba a echar tanto de menos.

Así que para allá iré del 11 al 14 de julio (en pocos días ya). Estas son las charlas en las que participaré como ponente: