7/11/16

Eurocon (una visita)

Me ha gustado mucho la Eurocon que se ha celebrado este fin de semana en Barcelona. Acabo de dormir ocho horas de un tirón, algo raro en mí, y quiero aprovechar las sensaciones que aún tengo para escribir esta entrada del blog.


He asistido a varias Hispacon que, avaladas por la AEFCFT, se han ido celebrando por la geografía española anualmente. No soy asistente fijo, aunque sí habitual y algo discreto (tímido). Las Hispacon son un encuentro de aficionados, escritores y editores a la literatura de ciencia ficción, fantasía, terror en el que el plato principal es las conferencias y la posibilidad de encontrarte en una tertulia en el pasillo con personas con opiniones literarias interesantes. Algo similar se hace en Europa (la Eurocon) desde 1972 y en el mundo (la Worldcon) desde 1939. La primera Hispacon es de 1969, fuimos nosotros quienes copiamos el modelo.

Es fácil alegrarnos la visita
Este año la Hispacon coincidía con la Eurocon (era el mismo evento) y para allá me fui con mi libreta de notas. Empezaré diciendo que ha sido la mejor Hispacon a la que he asistido. Es injusto decir esto porque en realidad era una Eurocon, pero si las hispacones se montaran con la ambición de la Eurocon no llevarían varios años languideciendo convertidas en un encuentro de amigos para contarse las mismas cosas progres (literariamente hablando). Seguro que ha habido errores que yo no he visto, pero, en general, la organización y la atención a los visitantes ha sido buena (digna de elogio). Me he sentido bien tratado en todo momento y la oferta de actividades, principalmente conferencias, era abrumadora. Es raro en las hispacones que tengas que elegir ir a una u otra conferencia, siempre hay una que te llama más la atención. En la Eurocon no pude ir a todo lo que quería y apenas tuve tiempo para comer. Menos mal (y me parece un gran acierto) que han grabado las conferencias y se pueden ver en YouTube. Aprovecharé estos días para ver aquellas que se quedaron en el tintero.

El nivel de las conferencias fue, en general, alto y me gustó mucho la puntualidad general a la hora de iniciarlas y terminarlas. Los conferenciantes que yo conocía se quejaron de lo estrictos que fueron con las horas (les iban avisando: te quedan diez minutos, te quedan cinco, acaba ya), pero creo que fue un acierto. No sé quién tomó la decisión, pero está claro que fue alguien habituado a (y disgustado por) los horarios relajados de las hispacones. También me gustó que las conferencias duraran 45'. Se hacían cortas y se comían el espacio para las preguntas del público, pero las hacía ágiles y amenas (sin tiempo para aburrirte). Es un esquema del que he tomado buena nota para las SomCon.

Dos cosas voy a señalar que no me gustaron en algunas conferencias (no fue general): la imprecisión de los títulos y el protagonismo de los moderadores. Me explico, en algunas conferencias, el título era solo una sugerencia que luego no tenía nada que ver con el contenido de la charla. Por ejemplo, si titulas la conferencia "Estado de CF española: ¿tradición o revolución?" y luego hablas de un estudio sobre los friquis, del feminismo y la opinión-pose de un señor, pues te quedas un poco como fuera de juego. Yo fui a esa charla pensando que me iban a hablar de las últimas tendencias de la CF en los escritores españoles (iba con la idea de anotar nombres a los que luego leer). No digo que el estudio friqui y la breve historia del feminismo literario no fueran interesantes, pero me fui de allí con la sensación de que el organizador de la charla no había respetado mucho a los asistentes. No digo que esto fuera lo que pasara o que no hubiera un buen motivo para esos cambios, pero lo comento porque no creo que sea bueno que los asistentes se vayan de la charla con esa sensación.

Respecto al protagonismo de los moderadores, hubo varias charlas en las que los moderadores se empeñaban en dar su opinión antes de hacer las preguntas. Por ejemplo, con todos mis respetos a Ricard Ruiz que sé que es un comunicador más experimentado que yo, me da igual que tengas un amigo andaluz que pronuncia dios como "dió", prefiero que le dejes esos minutos de tiempo a Sanderson, al entrevistado. Algo parecido me pasó en la conferencia de los pioneros del juego. Cuando salí de ella pensé: creo que es la primera vez que voy a una conferencia en la que el moderador habla más que todos los ponentes juntos (¡y eran cuatro!).

Charla de Construcción de Mundos de Fantasía

A pesar de lo anterior, confieso que he vuelto muy contento. Iba preocupado con el inglés, muchas charlas eran en ese idioma, pero me defendí mejor de lo que me esperaba y aunque no al 100% (¡que difícil es Stross!) sí cogía lo que estaban diciendo. Me encantó la charla de Haldeman, sobre todo cuando sacó el cuaderno en el que estaba escribiendo su siguiente novela. ¡Otro amanuense! Me gustó Stross, su proximidad con el público en su forma de exponer las cosas; me encantó cuando le dijo a una de las ponentes de la charla que ella se podía permitir el lujo de pasar varios años documentando el mundo de su novela aunque no lo fuera a usar luego porque no dependía de publicar libros para comer. Y me divertí con Sapkowski; ya le conocía de otras Hispacon, pero parece que su "papel" de escritor díscolo ha acabado dominando a la persona real; dijo cosas interesantes como "si la historia es buena, el mundo es irrelevante" (estábamos en una charla de worldbuilding). Y confieso que me gustó Sanderson. No he leído nada de él (apaleadme), no leo mucha fantasía y me echan para atrás las sagas con libros de 1500 páginas, pero me gustó las cosas que dijo. Hubo un momento que le preguntaron por ese 90% de fantasía infumable que se publica y él se molestó y salió en defensa del género y de los escritores del género. Aunque yo opino que hay mucha fantasía discutible, me gustó mucho que saliera a defender su género. No fue corporativismo, sino amor por la fantasía y me gusta mucho la gente que ama lo que hace. De hecho, me han dicho que hay unas novelas de superhéroes (aunque no exactamente) que pueden ser una buena referencia para Indalo y voy a darle una oportunidad.

Me llamó mucho la atención el público extranjero. A diferencia de los españoles que íbamos en grupos, muchos de ellos iban solos de conferencia en conferencia. Creo que cometí un error (y me lo recriminé al llegar a casa); debí haber sido más sociable, más hospitalario y haber intentado conversar con ellos. Me admira esa gente que viaja a otros países solo. Yo no sé si me atrevería a ir un país en el que no conozco el idioma solo. Anotado queda para que no me vuelva a pasar.

Y hablando de grupos de españoles, creo que también fue un error ir con mentalidad grupal. Se supone que es un encuentro, deberías hacer un esfuerzo para mezclarte con la gente. Es cierto que muchos de los grupos de la Eurocon, derivados de los grupos de la Hispacon (donde también son un error) es gente que solo se ve en estos acontecimientos (cada uno es de un sitio), pero creo que eso lleva a mucha endogamia que tiene como consecuencia algunas de las malas conferencias de hispacones. Y aunque no soy el más apropiado para hablar de ello, este estilo grupal también parece haber contagiado a la AEFCFT. Entiendo que no son los protagonistas de la Eurocon, pero tampoco hace falta esconderse. Si alguna vez el proselitismo está permitido es, precisamente, en estas cosas.

En una de las conferencias, se acercó un chico y me saludó. No le conocía de nada, pero sí dijo que conocía nuestro trabajo y me felicitó por él. Fue un gesto muy amable por su parte, que no sé si lo agradecí suficiente, pero me hizo ilusión (nunca me había pasado que me reconocieran en unas hispacon). El resto del sábado lo pasé con una sonrisa.

Charla Star Trek

El domingo intenté que fuera más relajado y huí un poco de conferencias más mediáticas (en inglés). Tras un disgusto inicial con la asamblea anual de la AEFCFT del que, si eso, ya hablaré otro día, me apunté a unas charlas de Tolkien y de Star Trek. Me sorprende y me encanta la capacidad de algunas personas de volcar tanto trabajo y esfuerzos a mundos imaginarios. Las charlas estuvieron bien, no espectaculares, pero salí de ellas con la esperanza de llegar algún día a una Hispacon y ver una de Exo de ese tipo.

Gigamesh: ¡Está lleno de Cosas!  Fotografía de V. Navarro


Hacía mucho tiempo que no iba a Barcelona y claro, redondeé una buena Eurocon con una visita a Gigamesh. No conocía la tienda nueva y me dejó impresionado. Si viviera en Barcelona, sería un cliente muy habitual. Creo que intentaría llegar a un acuerdo y todos los libros míos que me venden (y son muchos) cobrarlos en material de la tienda.


Un buen viaje del que vuelvo con muchas ganas de leer, de escribir y de mejorar mi inglés para ir a la WorldCon.